Cultura

El picón de la infancia

El picón de la infancia

 

Uno de aquellos días de los duros inviernos de la Mancha,

mi padre me llevó a hacer picón.

Bajo la luz incierta de aquel amanecer

tenía el campo un brillo distinto, un color nuevo

de frío y aventura.

Recogidos los haces

de leña, a campo abierto

hicimos una hoguera y, fascinado,

vi levantarse el humo

en una alta columna, más alta que la luz de la mañana.

Supe después que aquellas llamas

eran un misterioso reflejo del poema:

algo estaba creándose al mismo tiempo que algo también se destruía.

 

Con unos cubos de agua, baldeándola a mano,

apagamos las brasas para que el fuego no las consumiese.

Era precisa el agua en el momento exacto

(un momento anterior a la ceniza)

para que la madera conservase

ese oscuro tesoro de su fuego escondido.

Finalmente, con horcas

íbamos removiendo el montón humeante

hasta que se enfriaba.

 

Pensé que aquel oficio consistía

tan sólo en extraerle

el humo a la madera,

o tal vez en guardar, para después, la lumbre

que había oculta dentro de las ramas.

 

Muchos años más tarde pensé que sólo en eso consistía el oficio del poeta:

en quemar las palabras muy cuidadosamente

hasta que ardiera toda su hojarasca

y su corteza impura;

en dejar que los versos, ya vaciados de humo,

quedasen reducidos a su ascua,

y pudieran así guardar un poco

de lumbre para luego.

 

Después, ya muchos años

después, algunas veces he pensado

que al escribir poemas

sólo seguía haciendo picón con las palabras:

negro picón para este duro invierno de la vida.

 

Pedro A. González Moreno, Poeta Calzadeño

 

Poema recogido en el libro “El ruido de la savia” con el que Pedro Antonio González Moreno, ganó el Premio Nacional de Poesía José Hierro 2013.

pedro-antonio-gonzalez-poeta-calzadeño

Etiquetas
Show More

Related Articles

2 thoughts on “El picón de la infancia”

  1. ….
    Era la savia.Su canción no escrita
    que iba tejiendo lentamente el aire
    con el hilván de su murmullo.Era
    el fragor de sus fuentes,su voz interminable
    fecundándolo todo…..

    Pedro A. González Moreno

    El ruido de la savia es un poemario que transmite la esencia de esta nuestra tierra manchega.Me costó buscarlo pero al final lo encontré en la casa del libro .Después de leerlo y sentirlo no hay palabra que exprese tan merecido premio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close